Como enseñar a un niño a andar en bicicleta

Como enseñar a un niño a andar en bicicleta

Aprender a andar en bicicleta es un verdadero rito, todos sabemos que quizá de grande ya no la usemos, pero es imposible olvidarlo. Cualquier niño que pueda mantener una posición vertical en dos ruedas lo logra, al menos dentro de su barrio. Sinceramente, ningún niño se olvidará del día que aprendió a andar en bicicleta; le cambia el mundo, obtiene un grado de independencia y confianza. Esto se llama Como enseñar a un niño a andar en bicicleta en Todos Los COMO.

Para comenzar debemos hablar con el, averiguar si está listo para aprender a andar en bicicleta. Si el dice que “si” sin dudarlo es porque quiere, tiene ganas, y además, si tiene buena coordinación y equilibrio, explícale que le vas a enseñar a andar en bicicleta. Repasa las instrucciones básicas de seguridad: que utilice un casco, mirar a ambos lados en la calle, que tenga cuidado con los peatones, y cuidado con los giros. ¡No olvides enseñarle al piloto como frenar!.

Siempre es bueno tener ruedas de entrenamiento en las bicis pequeñas y son necesarias. Generalmente ya vienen fijadas en bicicletas para niños, sino, tendrás que ajustarlas al cuadro.

Bici con ruedas de entrenamiento

Súbelo a la bicicleta y que mantenga los pies sobre la tierra, tiene que acostumbrarse a esa posición. Mientras le explicas como funciona el volante, que lo gire de un lado hacia el otro así se acostumbra al movimiento. Luego que suba los pies y mientras lo tienes que se acostumbre a manejar su peso corporal de izquierda a derecha y presione los frenos (o empuje los pedales hacia atrás para frenar).

Si EL está preparado que comience a pedalear. Recuerda que tu trabajo es ayudarlo a mantener el equilibrio y mirar siempre en su camino, no es los pedales. Anímalo a hacer algunos giros, frenos y arranques. También hay un movimiento que debe aprender y es el de levantar un poco la cola del asiento, para evitar golpes y de a poco pararse en los pedales.

Tienes que mantener este entrenamiento varios días (lo mas probable es que te espere ansioso todos los días para ir a andar en bicicleta) hasta que su coordinación, equilibrio, y habilidades sean lo suficientemente buenas como para deshacerse de las ruedas de entrenamiento. El también tiene que confiar en su habilidad.

Cuando esté preparado quita las ruedas de entrenamiento y llévalo a un lugar donde tenga mucho espacio libre. Haz que el niño practique solo empujando con los pies en el suelo para que tenga una idea de la bici y el equilibrio necesario. A medida que gana confianza que suba los pies a la bicicleta. Tienes que aferrarte a la parte de atrás de su asiento para ayudarlo en la estabilidad y que tenga garantías mientras corres detrás de él. Hagan esto varias veces hasta que estás seguro que puede hacerlo sin ayuda.

Ahora si. Aférrate al asiento de la bicicleta como siempre, y cuando gana velocidad lo dejas solo. Puede tomar varios intentos, y es normal que varias caídas. Tus palabras de aliento son muy importantes en este momento, no debes sentirte enojado o frustrado, esto requiere tiempo y diversión.