La oración bimembre y las clases del sujeto

Mi infancia no tuvo sino días malos.

Como ya hemos visto, esta es una oración bimembre porque se puede dividir en sujeto y en predicado.

<< Mi infancia >> Es el sujeto de la oración y tiene un núcleo, que siempre es un sustantivo.

<< no tuvo sino días malos >> Es el predicado de la oración y tiene un núcleo, que es un verbo y concuerda en número y persona con el núcleo del sujeto.

Veamos ahora como concuerdan el núcleo del sujeto y el núcleo del predicado:

  • Mi infancia no tuvo sino días malos.

En la oración bimembre el núcleo del sujeto y el núcleo del predicado concuerdan en número y persona.

Clases del sujeto

Las siguientes oraciones están formadas por sujeto y predicado. El sujeto es la parte de la oración que indica la persona, el animal o la cosa de que hablamos. Recuerda que el sujeto puede estar colocado al comienzo, en medio o al final de la oración.

Clases del sujeto

Cuando, como en los casos anteriores, el sujeto tiene un solo sustantivo como núcleo, decimos que el sujeto es simple.

<< El niño estudia historia. >>

En cambio, cuando el sujeto esta formado por dos o más núcleos sustantivos, decimos que el sujeto es compuesto.

<< El niño y su compañero estudian historia. >>

<< El niño, su compañero y la maestra estudian historia. >>

En otros casos, cuando el sujeto no aparece expresado en la oración, decimos que el sujeto es desinencial, ya que lo reconocemos a través de la terminación o desinencia del verbo.

<< Él estudió historia. >>

<< Ellos tenían miedo. >>

El sujeto de la oración puede ser:

  • Sujeto simple si tiene un solo núcleo sustantivo.
  • Sujeto compuesto si tiene dos o más núcleos sustantivos.
  • Sujeto desinencial si sólo aparece en la terminación del verbo.