Síntomas de piedras en la vesícula (Cálculos biliares)

Síntomas de piedras en la vesícula (Cálculos biliares)

349
Escrito por Diego

Los cálculos biliares se encuentran en la vesícula biliar, justo debajo del hígado y al lado del páncreas.

Las piedras en la vesícula se desarrollan como resultado de líquido sin digerir que se acumula en la vesícula biliar y forma piedras calcificadas.

Los cálculos biliares pueden variar desde el tamaño de un grano de arena a varios centímetros de grande.

Estos son los síntomas de piedras en la vesícula. Si son experimentados, el tratamiento más frecuente es la de quitar la vesícula biliar.

Piedras de vesicula

Dolor abdominal

Uno de los signos más comunes de los cálculos biliares es el dolor. El dolor se desarrolla cuando una piedra se aloja en el conducto biliar que lleva desde el hígado hasta la vesícula biliar.

El dolor a menudo se intensifica y se centra en el lado derecho del abdomen, justo debajo del hígado. Puede llegar a ser más y más intenso a medida que la piedra alojada sigue estando en el conducto biliar.

Dolor de espalda

El dolor en el centro de la espalda también puede estar asociado con piedras en la vesícula.

El dolor puede ser ubicado entre los omóplatos o a lo largo de la columna vertebral. Mientras las piedras permanecen alojadas en el conducto biliar, el dolor puede durar unos minutos o varias horas.

Flatulencia

Otro síntoma de piedras en la vesícula es la flatulencia crónica (gases). Los ataques de flatulencias se pueden presentar inmediatamente después de comer las comidas que son altas en grasa y también puede ir acompañada de episodios de diarrea.

La flatulencia puede tener un olor muy fuerte, sobre todo si se relaciona con alimentos grasos, tales como la comida rápida o las carnes rojas.

Náuseas y vómitos

Signos graves de cálculos biliares incluyen náuseas y vómitos.

Las personas que tienen otros síntomas de piedras en la vesícula acompañados de náuseas y vómitos debe buscar atención inmediata de un médico, ya que puede ser un indicio de que la enfermedad ha progresado peligrosamente.

Los cálculos biliares son una enfermedad progresiva si no se aborda de inmediato cuando se forman cálculos y se alojan en el conducto biliar.

Como la bilis se bloquea a lo largo de la vía que conduce de la vesícula biliar hacia el páncreas y el hígado, potencialmente pueden llegar a infectarse y gangrenar.

Ictericia

Un síntoma peligroso es cuando la ictericia se desarrolla como una reacción a los cálculos biliares. La ictericia es una condición en la cual la piel y los ojos se vuelven amarillentos, como resultado del mal funcionamiento del hígado.

Como las piedras obstruyen el conducto biliar, el hígado comienza a funcionar mal y no filtra la sangre correctamente. Esto puede resultar en que el hígado se vuelva tóxico, causando otros problemas de toxicidad graves en todo el cuerpo.