Como (y qué) comer antes de un examen

Como (y qué) comer antes de un examen

114
Escrito por Mariano

Cuando estamos por rendir un examen hay que tener en cuenta que repararse física y mentalmente es tan importante como aprenderse el material. La fatiga, cansancio, desgaste mental y estrés son algunas de las características que aparecen durante épocas de pruebas, momentos que exigen una dedicación casi total a la tarea y que demandan un cuerpo y mente en buenas condiciones para poder cumplir tus objetivos.

El comer bien es esencial llegada la hora de rendir un examen, para poder concentrarte en el y no en la fatiga o en el hambre, por eso hoy te voy a dar varios consejos para que llegues con todas las pilas a la prueba que tanto te interesa.

Estudiar

(¡No te duermas! Con estos consejos llegarás lleno de pilas a la hora de rendir)

Nutrición inteligente para rendir exámenes

El día de la prueba:

El día de la prueba tómate un desayuno completo, del estilo “americano”. Esto es ideal para tener energía desde temprano y evitar quedarnos sin glucosa (sustancia muy necesaria para mantener la concentración y la memoria). Si vas a rendir de tarde, ingiere un almuerzo liviano y nutritivo (como pechugas de pollo a la plancha). Lo que sí no debes hacer es sustituir el almuerzo por comidas rápidas tales como las hamburguesas, pizzas o papas fritas.

Los días anteriores:

Asegúrate de seguir estos consejos para estar “a full” y llegar como nunca.

No comas demasiado en una comida, por el contrario, distribuye la dieta en 5 o 6 comidas y así evitarás la sensación de vació de estómago que impide concentrarse y sentirse mal. Además, de nada sirve sentirse totalmente repleto, ya que luego viene la “pachorra” y el sueño. La idea es que comas bien, pero no te pases, eligiendo alimentos ricos en proteínas y pobres en grasas y azúcares. Otra buena idea es reemplazar las gaseosas y bebidas azucaradas por jugos naturales.

Toma mucha agua, estar hidratado es completamente esencial. Intenta tomar de 2 a 3 litros al día.

Respecto al café y té, bebida que muchos creen que son acompañantes del estudiante, debo decirte que puedes tomarlo, pero sin exceso. Ya que si bien hacen que puedas estar mas tiempo despierto, también generan ansiedad, te ponen nervioso y en exceso harán que duermas mal, como se dice “un tiro por la culata”.

Si estás muy nervioso por algo y se te “cerró el estómago”, prueba a tomarte un batido energético en lugar de comer algo, también intenta hacer un ejercicio de relajación.

¡Ni se te ocurra tomar alcohol! La bebida, además de darte cansancio y dolores de cabeza, hará que pierdas interés en lo que estudias.

No dejes de hacer ejercicio como lo haces habitualmente, recuerda que una hora al día no te va a cambiar un resultado y "despejarse" yendo al gimnasio o a correr. Tampoco dejes de dormir correctamente, recuerda que estudiar es parte de la vida, y como todo aspecto de la misma, si te sobre exiges, en algún momento el cuerpo te podrá pasar factura.