Cómo preparar aros de cebolla

111

Acá en casa somos fanáticas de las cebollas; no las comemos con todo, y las preparamos de tantas formas como sean posibles. Los aros de cebolla son de los favoritos, y hace un par de días los preparamos. Yo ya hacía una receta que no recuerdo donde conseguí, que era distinta de preparar, pero esta nos ha gustado mucho más porque tienen buen sabor, son simples de preparar y quedan crujientes. Así que acá les va una receta para preparar aros de cebolla.

Ingredientes.

  • 4 cebollas grandes.
  • 2 tazas de harina de trigo leudante.
  • 1 taza de agua.
  • 2 huevos grandes.
  • Sal y pimienta al gusto.
  • Suficiente aceite vegetal para freír.

Preparación.

Lo primero que vamos a hacer es picar las cebollas por la mitad a lo ancho, quitar la piel y empezar a hacer las rodajas o aros. Las partes más pequeñas de los extremos pueden guardarlas para usar en otra receta, aquí solo usaremos las grandes y las medianas. Fíjate que en la foto que sigue hay unas más grandes y otras más pequeñas, todas quedan bien, así que no se preocupen, con tal que tengan espacio en el centro. Y si se rompen por un lado tampoco hay problema.

Ahora tomamos un envase o plato hondo y ponemos 1 y 1/2 taza de harina, el agua, los huevos y bastante sal y pimienta. Mezclamos bien y queda una masa líquida pero espesa. Si ven que está difícil de manejar agreguen más agua y si está muy aguada un poco más de harina. Que quede con burbujas como la que ves abajo.

Con el resto de la harina, la media taza que queda, solo pongan así seca en otro envase, con más sal y pimienta. Mezclen.

Ahora, pasa cada aro primero por la harina seca.

Luego por la masa líquida. Quiten el exceso lo más que puedan porque sino quedan muy gruesos y se ponen feos. En este punto el aceite debe estar caliente para ir lanzando de una vez los aros.

Pon a freír con el aceite caliente, muy caliente, con el fuego bien alto porque al lanzar los aros se enfría rápidamente. Deja por cada lado unos 3 minutos o hasta que tengan el color que ves en la foto y voltea.

Saca. Pon en un papel absorbente para quitar el exceso y sirve de inmediato. No dejes que se enfríen porque se ponen aguados. Si no los vas a comer de inmediato, mete al horno mientras tanto. Quedan como estos:

Observaciones.

  • Usa aros pequeños y grandes. No todos tienen que ser enormes, no es necesario desperdiciar.
  • La harina debe ser leudante. Esto los hará más crujientes y llenos de aire.
  • Echen mucha sal y pimienta a las mezclas. Si pueden prueben antes de freír. Si la sienten salada está perfecta porque al freír el sabor se pierde un poco y quedan sosos si usan muy poca.
  • Pueden agregar otras especias aparte de sal y pimienta. Queda en su gusto.
  • Es importante quitarles el exceso de la masa líquida porque si no quedan desagradables.
  • El aceite debe estar muy caliente. Es vital para que se cocinen rápido y queden crujientes.
  • Es importante la consistencia de la masa líquida. Una muy gruesa la hará pesada y quedarán aguados.
  • Acompañen con la salsa que más les guste. Una salsa de tomate casera va bien.
  • Esta receta es para bastantes aros. Da para unas 4 o 5 personas.

¡Valora nuestro artículo!