Como cosechar albahaca

758

El mayor error que cometen las personas al cosechar albahaca es que no recolectan las hojas con la suficiente frecuencia.

Una planta de albahaca solo puede dar 12 o más racimos de hojas en una sola temporada, pero con frecuencia debes podar la planta para estimular la ramificación y una mayor producción de la hoja.

Cosechar las hojas también ayuda a prevenir la floración de la planta. Cuando la albahaca tiene flores, la planta deja de producir nuevas hojas y le cambia el sabor – ¡Y no para bien!.

Aquí te mostramos cómo conseguir grandes y productivas plantas de albahaca.

Como cosechar albahaca

Planta la albahaca en el jardín o en un contenedor a finales de primavera o principios del verano, cuando el peligro de las heladas haya pasado. El espacio ideal entre las plantas es de 30 cm.

Después de la siembra, echa un vistazo de cerca a tu planta de albahaca. Notarás que las hojas de albahaca crecen en grupos de dos y que las hojas se colocan exactamente opuestas la una de la otra en el tallo.

Cuando la planta de albahaca desarrolla tres tipos de hojas, es el momento de hacer tu primera cosecha.

Si examinas el punto en que los conjuntos de hojas se juntan con el tallo, debes ver dos conjuntos de pequeñas hojas que crecen fuera de las uniones. Quita el racimo de hojas directamente sobre las hojas diminutas. Al hacerlo, estas hojas pequeñas de la planta comienzan a crecer como ramas.

Cuando crecen tres grupos de hojas sobre estas ramas, vuelve a quitarlas como indicamos anteriormente. Repite este proceso una vez más. En este punto debes tener una planta con al menos 16 ramas. Ahora puedes dejar que las ramas crezcan, quitando las hojas tanto como sea necesario (para evitar la floración).

Si tu planta de albahaca se pone muy grande y espigada, o simplemente necesitas un montón de hojas a la vez, se puede reducir a la mitad en pleno verano. Sólo recuerda, es importante que quites directamente un conjunto de hojas siempre que tengas que cosechar.

Fertiliza las plantas una vez al mes. El fertilizante ideal es el de pescado. Siempre y cuando continúes la cosecha con frecuencia, la planta crecerá y producirá hojas hasta que sea asesinada por las heladas en el otoño.

¡Valora nuestro artículo!