Como hacer pulseras básicas en Macramé

Como hacer pulseras básicas en Macramé

Con los puntos que aprendimos hasta ahora (Puntos plano, plano retorcido, alondra, alondra doble, torzada y trenza) estamos listos para crear nuestra primera pulsera de macramé. Son pulseras básicas, pero hay tantas variables como imaginación así que aquí les daré las herramientas necesarias para que ustedes inventen las pulseras que más les gusten, mientras más hagan mejor.

Preguntas frecuentes:

¿De qué lago corto los hilos?

Antes de empezar cualquier trabajo en macramé debemos saber de qué largo debemos cortar los hilos y para esto utilizamos una fórmula muy fácil que se aplica a todos los trabajos que vamos a realizar:

El hilo se debe cortar el cuádruple de largo del trabajo terminado.

Como ejemplo práctico vamos a dar las indicaciones para realizar una pulsera (sea en el punto que sea), pero recuerden que siempre se cortan los hilos de la misma manera:

Tomamos la medida aproximada de lo que será la pulsera terminada, medimos nuestra muñeca o una más grande si es para un hombre o para el tobillo (siempre le damos un poquito más de hilo para tener margen de error).

A esa medida que tomamos con el hilo la multiplicamos por cuatro. Esa es la medida del hilo que nosotros necesitamos para tejer.

Truquito 1:

Para que el trabajo nos quede más prolijo muchas veces utilizamos los hilos dobles. Por eso una vez tenemos el hilo medido correctamente lo duplicamos y recién ahí cortamos. Esto se aplica en este caso (y en muchos otros), pero cada pulsera tiene su indicación precisa por eso hay que prestar atención en este paso de cortar los hilos. Si nos quedan muy cortos y nos damos cuenta cuando ya tejimos la mitad del trabajo nos vamos a enojar mucho con nosotros mismos. Así que atención.

Como verán en las imágenes para hacer pulseras en macramé no utilizamos un hilo rústico grueso de algodón, sino que utilizamos el que se llama hilo encerado que es más fino.

Procedimiento:

Para empezar a tejer directamente la pulsera que hoy vamos a aprender lo que primero hacemos es cortar dos hilos dobles. Los doblamos ponemos uno al lado del otro y los doblamos en dos. En la mitad que se forma tejemos 2 centímetros de punto torzada para formar lo que será el ojal de la pulsera.

Luego volvemos a doblar en dos los hilos y nos queda lo que tejimos en el centro.

Para cerrar el ojal hacemos un punto plano con un hilo de la izquierda y otro de la derecha.

Ahora podemos empezar a tejer la pulsera. Lo ideal es combinar todos los puntos y técnicas que sabemos hasta ahora, por eso vamos a tejer con punto plano y plano retorcido.

Esto queda a gusto y criterio de cada uno, pero para tejer la primera pulsera pueden seguir el modelo que yo aquí les propongo.

Tejemos 6 centímetros de punto plano.

Enhebramos una cuenta de madera o una semilla en los dos hilos del centro (los que no tejen).

Y la corremos bien hacia arriba.

Luego continuamos trabajando de la misma manera. Tejemos 6 centímetros de punto plano retorcido, enhebramos otra cuenta, tejemos otra vez plano retorcido para darle simetría a la pulsera (hay que tener en cuenta cuál será el centro de la misma), enhebramos una última cuenta y luego terminamos tejiendo punto plano.

La pulsera estaría lista, pero como los detalles hacen a la calidad del producto es importante prestar atención a la terminación que le damos a este trabajo que también sirve para terminar cualquier otro tipo de pulsera.

Con los dos hilos del centro vamos a tejer 10 centímetros de torzada.

Luego enhebramos una cuenta de madera negra que servirá como “botón” para pasar por el ojal de la pulsera y cerrarla una vez colocada en la muñeca. Para finalizar hacemos un nudo común y de esa forma cerramos la torzada.

Para terminar la pulsera cortamos los hilos que sobran dejando un centímetro de margen.

Esos hilos cortitos son los que vamos a quemar para darla la terminación final a la pulsera y fijar los puntos para que no se aflojen. Quemamos con encendedor los extremos de los hilos, soplamos el fuego para apagarlo y a continuación pegamos esos hilos quemados al cuerpo de la pulsera en el caso de los hilos que tejieron y al nudo en el caso de los hilos del centro.

Y de esta forma les debería quedar la pulsera terminada:

Truquito 2:

Hacemos la torzada larga para que la misma pulsera pueda servir para distintos clientes o amigos. Una vez que la pulsera tiene propietario se corta el hilo excedente, se vuelve a hacer el nudo final y se vuelven a quemar las puntas.

En este caso la pulsera queda grande, pero si se la pusiese un hombre quedaría bien.

Repaso:

  • Cuando yo diga “corten los hilos dobles”, ustedes van a cortar la medida del trabajo terminado por cuatro veces y luego por dos. (cm x 4 x 2)
  • Cuando yo diga “corten los hilos simples”, ustedes los van a cortar una vez hayan multiplicado la medida del trabajo terminado por cuatro. (cm x 4)
  • Cuando yo diga “hagan un punto plano”, ustedes van a hacer el 4 para un lado (la izquierda) y luego para el otro (derecha).
  • Cuando yo diga “hagan un alondra doble”, ustedes harán un punto alondra normal y luego le agregarán un puntito a cada lado.

Digo esto porque aquí es donde hay más error en los aprendices de macramé.

Espero les haya servido toda esta información y que practiquen mucho en sus casas. Como este modelo, pueden hacer muchos otros, combinando colores, puntos, semillas y diseños, tienen algunos otros ejemplos en la primera imagen de este post. Cualquier duda me escriben un comentario y con gusto se las resuelvo.