Como resolver conflictos en el aula

Por -
626

El conflicto es parte de la vida y, naturalmente, tendrá lugar en el aula. Hay pasos que un profesor debe tomar antes de que surja el conflicto, y prácticas que se deben emplear cuando se producen conflictos.

Estas son diferentes maneras de resolver conflictos en el aula.

Como resolver conflictos en el aula

Escuchar

Independientemente de la edad, es una buena idea introducir clases de resolución de conflictos antes de que surjan. Enseña la regla: “Busca primero entender, luego ser comprendido”, a través de ejercicios básicos.

Una manera fácil de practicar la escucha activa es hacer que los estudiantes se sienten en círculo, uno frente al otro. En el circulo habrá un “bastón de la palabra” de algún tipo para un estudiante.

Mientras que el estudiante que tiene el bastón, habla, y todos los demás deben escuchar.

El objetivo del ejercicio es poner de relieve cómo respetar los sentimientos de los estudiantes cuando está hablando, y lo mucho que aprenden escuchando.

Juego de rol

Crea un conflicto, por ejemplo, el rumor fue iniciado por un estudiante sobre otro.

Pide a los estudiantes asumir el papel del otro, y que un tercer estudiante, llegue a una forma eficaz de gestionar la situación de manera pacífica.

Un ejemplo positivo

Mantiene la calma. La manera en que te acercas a los conflictos marcará la pauta de la clase.

Si hay un altercado físico, rápido y con calma, evita que alguien más se lastime.

Si el conflicto acaba de empezar y no hay nadie en peligro, dale a los estudiantes un momento para utilizar las habilidades que han aprendido por sí mismos.

Manejar la situación

No permitas que un conflicto se convierta en entretenimiento en el aula o que perturbe la tranquilidad del salón de clases.

Si los estudiantes no son capaces de llegar a una resolución rápida, envía a un tercero que pueda actuar como un mediador, un consejero escolar o el director.

Redirigir la clase

Es seguro que en torno al conflicto que acaban de presenciar habrá gran excitación, pero rápidamente redirige a la clase al trabajo, prometiendo que lo van a discutir como grupo en un momento posterior.

Aprender de la situación

Un día o dos después del conflicto, es el mejor momento para abordar los conflictos en general, revisa las lecciones que se han aprendido acerca de la escucha activa y la resolución de conflictos.

Nunca hay una necesidad de referirse directamente al conflicto que ha tenido lugar o las partes específicas involucradas, y no hay necesidad de avergonzar a nadie. Simplemente reitera a la clase que los conflictos surgen de forma natural en la vida y que depende de nosotros ser tratados de una manera sana y de forma pacífica.

¡Valora el artículo!