Como hacer aceite de manzanilla

Como hacer aceite de manzanilla

Escrito por Diego

El aceite de manzanilla tiene un efecto relajante, sedante. Es uno de los aceites esenciales más utilizados en aromaterapia.

El aceite también es conocido por el tratamiento de problemas de la piel como el eccema y los forúnculos. En vez de comprar aceite de manzanilla, hazlo casero mediante la infusión de flores de manzanilla en el aceite de tu elección.

Como hacer aceite de manzanilla

Necesitas

  • 1/2 taza de flores de manzanilla
  • Tabla de cortar
  • 2 frascos de vidrio con tapa
  • 250 cm3 de aceite de oliva virgen
  • Toallas de papel
  • 1 cucharadita de vitamina E
  • 1/4 cucharadita de extracto de aceite de romero
  • Pequeño embudo de plástico
  • Tamiz
  • Estopilla

Compra flores secas de manzanilla en una tienda de alimentos saludables. Si haces crecer tu propia manzanilla, recoge algunas flores y permite que se marchiten antes de usarlas: la humedad en el aceite causa el crecimiento de moho. Limpia las flores de manzanilla, descartando cualquier suciedad.

Extiende las flores aplanadas, en una sola capa, en una tabla de cortar hasta que se sequen por completo.

Esteriliza un frasco de vidrio y la tapa y deja que se seque al aire. Asegúrate de que la tapa esté bien ajustada.

Vierte el aceite de oliva en el frasco, casi lleno.

Añade las flores de manzanilla en el aceite de oliva y revuelve hasta que cada flor esté cubierta. Asegúrate de que las flores están completamente sumergidas en el aceite. Enrosca la tapa firmemente.

Coloca el recipiente lleno en un área que recibe por lo menos 6 a 8 horas de luz directa del sol por día.

Revisa el frasco todos los días. Abre el frasco con cuidado. Seca la humedad acumulada en la tapa con una toalla de papel. Cierra el frasco herméticamente y agítalo una vez al día. Deja que la mezcla se asiente hasta dos semanas o hasta que las flores de manzanilla parezcan gastadas.

Transfiere el aceite de manzanilla a un nuevo frasco de vidrio esterilizado usando un embudo. Usa una gasa y un tamiz para filtrar las flores de manzanilla. Exprime las hierbas. Si notas cualquier pedazo de manzanilla en el frasco, tamiza el aceite nuevo.

Agrega el extracto de aceite de romero y la vitamina E a la mezcla final. Revuelve bien. Estos ingredientes previenen la oxidación. Utiliza el aceite de manzanilla directamente del frasco.

Repita el proceso de infusión solar si quieres obtener un aceite fuerte.