Como hacer aceite de coco casero

Como hacer aceite de coco casero

Escrito por Diego

El aceite de coco tiene muchos usos, y no sólo en la cocina. A pesar de que le da sabor a las comidas y ensaladas, se usa también para tratar la resequedad en la piel y el cuero cabelludo. También como base para hacer jabones, e incluso se utiliza para perder peso.

Comprar aceite de coco es caro, pero si estás listo para un desafío divertido, puedes hacerlo casero.

Con un coco, unas pocas herramientas simples, y una licuadora, puedes producir tu propio aceite de coco y darle el uso que desees, incluso venderlo.

La mejor parte es que sabes que es puro, sin aditivos ni extraños químicos.

Como hacer aceite de coco casero

Necesitas

  • Coco
  • Licuadora
  • Cuchillo o cincel
  • 3 hojas de estopilla. Es como una gasa de algodón que se usa en la cocina.
  • Un recipiente con tapa
  • Botella de 2 litros vacía
  • Frasco con tapa

Afeita la parte exterior del coco lo más que puedas con un cuchillo grande. Esto hará que cortarlo por la mitad sea mucho más fácil.

Y es el siguiente paso, córtalo por la mitad. La leche que sale del coco debes volcarla en un recipiente aparte.

Separa la carne del coco de la cáscara con un cincel o un cuchillo. Si usas una licuadora, tritura la carne en trozos pequeños.

Coloca las piezas (la leche drenada anteriormente y los pequeños trozos de coco) en una licuadora y agrega el agua. Si tienes dos tazas de trozos de coco, añade 3 tazas de agua. Enciende la licuadora para romper aun más las piezas. Y sigue licuando hasta que el coco tiene una consistencia suave y cremosa.

Junta las 3 hojas de estopilla una encima de la otra, y luego colócala sobre la parte superior de un recipiente grande.

Vierte la mezcla de coco sobre las estopillas, alrededor de una taza a la vez. Aprieta bien para escurrir la leche del coco completamente. Desecha el coco sobrante o guárdalo para cocinar. Continua este proceso hasta que hayas drenado toda la leche que puedas a partir de la mezcla del coco.

Vierte la leche de coco en un recipiente con tapa y guárdala en un lugar oscuro. La leche debe fermentar durante 48 horas.

Ahora vierte la leche en una botella vacía. Consérvala en un lugar cálido. Espera de 6 a 8 horas hasta que la leche se separe naturalmente del aceite del coco.

Coloca la botella con el aceite y la leche en la nevera durante 3 horas. Cuando el aceite se ha solidificado, retira la botella y corta la parte superior justo encima de la línea de aceite. Esto te dará fácil acceso a meter la cuchara en el aceite solidificado.

Coloca el aceite en un frasco con tapa y deja reposarlo a temperatura ambiente para que se convierta en líquido.

Úsalo como desees.