Como quitar las uñas de gel

Quitar las uñas de gel es bastante simple, pero hay algunos consejos y precauciones que debes tener en cuenta.

En primer lugar y ante todo, asegúrate de que estás en un área bien ventilada. El removedor de esmalte y las uñas de gel van a crear un fuerte aroma, más que el usual. Siéntate afuera o abre una ventana y ubícate al lado.

Cuando quitas las uñas de gel puedes pensar que el olor no es demasiado ofensivo, pero después de una o dos horas sin duda vas a reconsiderar esa opinión.

Como quitar las uñas de gel

Así que, después de que te has situado en una zona bien ventilada utiliza una bola de algodón y el quitaesmalte para quitar el esmalte de las uñas. También puedes pensar que eliminar el esmalte es mundano y trivial, pero una vez que sumerges los dedos en el quitaesmalte lo agradecerás.

Si no quitas el esmalte antes que las uñas de gel, tendrás un gran y feo lio en los dedos, con esmalte parcialmente disuelto en ellos, y será una molestia limpiarlo luego.

Después de quitar el esmalte de uñas, vierte unas gotitas quitaesmalte en un bol. El recipiente debe ser desechable, porque es probable que no quieras usarlos en alimentos después de la combinación química de las uñas de gel y acetona.

Una vez que hayas quitado el esmalte y colocar el quitaesmalte en el bol, coloca los dedos en la solución. Sólo coloca tus dedos en el líquido, asegurándote de que las uñas de gel están totalmente cubiertas. Además, sólo sumerge una mano a la vez.

Este detalle es importante porque vas a necesitar una mano libre y limpia para los pasos que siguen.

Después de cinco minutos comprueba las puntas de las uñas. Deben estar un poco pegajosas y con ese olor característico.

Haz un ligero tirón en los extremos de las uñas y trata de quitarlas. También puedes usar un palillo para cutículas para hacer palanca suavemente. Pero, si las uñas de gel te ofrecen resistencia, o sientes dolor, no las fuerces de las manos.

En su lugar, vuelve a introducir los dedos en el quitaesmalte durante unos dos o tres minutos. Continua con este proceso hasta que las uñas de gel se extraen fácilmente de las uñas naturales.

Después de quitar las uñas, rápidamente limpia el exceso de suciedad de los dedos con un algodón limpio.

Las superficies de las uñas naturales quedarán un poco ásperas, y para solucionar este dilema puedes usar la parte suave de una lima de uñas.

Luego repite estos pasos para la otra mano. Puedes usar el mismo quitaesmalte que quedó en el recipiente, a menos que haya resultado demasiado pegajoso. Si eso sucede, vacía el recipiente y coloca quitaesmalte nuevo.

Luego de usar la lima en las dos manos, tienes que comenzar a mantener las uñas en buen estado. Verás, los químicos en las uñas de gel indirectamente debilitan las uñas naturales.

¡Valora el artículo!