Como dar un masaje con piedras calientes

Como dar un masaje con piedras calientes

99

Hay muchas maneras de llegar a una relajación profunda. Los masajes con piedras calientes son posiblemente una de las más eficaces.

Esto no es similar a un sauna que utiliza vapor procedente de las rocas calientes.

Los masajes implican un proceso que se concentra en los ganglios linfáticos y drena el exceso de líquido en el cuerpo. También penetra todo el cuerpo, especialmente los músculos.

Para esta tarea, será necesario rocas planas de diferentes tamaños, una olla, aceite para masajes, una cuchara ranurada, una toalla gruesa y agua.

Tendrás que observar los siguientes procedimientos para obtener los beneficios de un masaje con piedras calientes.

Dar masaje con piedras calientes

Calienta una olla llena de agua con las rocas dentro

Una vez que la temperatura alcanza los 60 grados, apaga la cocina y quita las piedras de la olla con una cuchara ranurada.

Recuerda que una vez que quites las piedras del agua, perderán al menos 10 grados.

Coloca las piedras en una toalla gruesa para que se sequen

De paso coloca a la persona que recibe el masaje boca abajo sobre una superficie plana, dejando la espalda y la parte inferior expuestas para el masaje.

Todo el proceso de preparar las piedras para un masaje lo explicamos por allí.

Realiza un masaje con aceite

Aplica el aceite lo más uniformemente posible.

Deja enfriar las piedras

Por un tiempo, deja que las piedras se enfríen un poco. Tócalas asegurándote de que no harán daño o queman la piel.

Posición de las piedras

Coloca las piedras más largas cargando peso en las partes más largas del cuerpo, como las caderas y los hombros. Las piedras más pequeñas a lo largo de la espalda.

Asegúrate de que las piedras permanecen en el lugar por unos buenos 20 minutos o hasta que pierden su calor.

Masajea las partes importantes del cuerpo

Comienza a masajear las extremidades superiores, que se relajen los miembros mientras que las piedras más pesadas relajan los hombros y la espalda.

Quita las piedras y continua el masaje

Puedes empezar a masajear la parte posterior de la cabeza también. Desplázate hacia abajo a las piernas y en las extremidades inferiores, aplica el aceite en las piernas.

Después de este punto se pueden quitar las piedras de la espalda del sujeto.

Finaliza el masaje

En la última etapa del masaje, comienza a golpear (masajes) de arriba hacia abajo en la espalda.

Recibir un masaje con piedras calientes es sin duda un placer para los sentidos. Es una buena manera de relajarte y calmar tus nervios, sin tener que gastar demasiado dinero.

Si optas por convertir el masaje con piedras calientes en una experiencia, debes estudiar más el método. Trata de leer sobre su historia y otras prácticas relacionadas.

Investiga y practica. Con este tipo de esfuerzo, puedes convertirte en un experto en el campo del masaje, incluso se podría convertir en un negocio lucrativo.