Tratamiento para los espolones en el talón

Tratamiento para los espolones en el talón

137
Escrito por Diego

Los espolones del talón son pequeños depósitos de calcio que se pueden desarrollar en la base del hueso del talón, generalmente en conjunción con una condición conocida como Fascitis plantar.

Los espolones en sí se cree que no causan dolor, pero la fascitis plantar, una inflamación de la fascia plantar (un tejido conectivo que forma el arco del pie) puede ser extremadamente dolorosa.

La fascitis plantar no se desarrolla normalmente durante la noche. En cambio, es más a menudo una lesión por estrés repetitivo que puede ocurrir a cualquier edad, pero es más frecuente en los jóvenes adultos.

Deshacerse de los dolores asociados con espolones de talón puede requerir hasta meses de tratamiento, en algunos casos, la corrección de la fascitis plantar requiere de una cirugía u otras medidas más drásticas.

En este artículo utilizaremos el término “espolón en el talón” de manera intercambiable con “fascitis plantar”, a pesar de que es importante entender de que son diferentes, y uno puede estar presente sin el otro.

Tratamientos para los espolones del talon

Usa protectores de ortesis

Muchas personas encuentran que el uso de plantillas ayuda a tratar su espolón en el talón. Las taloneras pueden reducir la tensión en la fascia plantar, y los arcos pueden prevenir la pronación.

Asegúrate de usar ortesis en todos tus calzados, no sólo, por ejemplo, en tus zapatillas para correr. Hay una amplia variedad de zapatos ortopédicos, y es posible que tengas que experimentar un poco para encontrar el que funcione en tu caso.

También puedes obtener una medida prescrita por tu médico.

Obtener un diagnóstico

Hay otras posibles causas del dolor en la parte inferior trasera del pie, incluyendo la ruptura de la fascia plantar – esto es generalmente una lesión brusca – o la compresión de los nervios.

Si bien estas condiciones son menos comunes que los espolones de talón, es una buena idea consultar con un médico. Los rayos X generalmente revelarán un espolón en el talón como un crecimiento de gancho en el calcáneo (hueso del talón).

Reduce tu actividad

En algunos casos, los espolones del talón pueden ser tan dolorosos que es difícil poner presión en el pie. Si sientes dolor en desarrollo, toma medidas con rapidez para evitar que esto ocurra.

Dale a tus pies unos días de descanso, y luego finaliza temporalmente tu régimen de ejercicios y busca las posibles causas del problema. Por ejemplo, ¿Acabas de comenzar una nueva ruta para correr, o estás corriendo de manera diferente?.

Si tomas una acción inmediata, el auto-tratamiento será más eficaz y lo más probable, serás capaz de continuar con un nivel “normal” de actividad durante todo el tratamiento.

Hielo en el área afectada

La aplicación de una bolsa de hielo puede reducir la inflamación de la fascia plantar, y es especialmente útil para la aparición inicial de dolor o una lesión agravada.

Coloca hielo en el área por 10-15 minutos, moviendo la bolsa de hielo alrededor, y luego espera por lo menos una media hora antes de aplicar hielo de nuevo.

Rodar tu pie sobre una lata o una botella helada es una gran manera de enfriar la zona.

Medicamentos antiinflamatorios

Los medicamentos antiinflamatorios a veces hacen maravillas en la reducción del dolor inicial de la fascitis plantar. Una vez que la inflamación se ha aliviado, se debe interrumpir el uso de medicamentos.

Conseguir un buen calzado

La pronación, un aplanamiento del arco del pie más allá de donde se “supone” que tiene que ir, es la causa más común. No se debe confundir con “pies planos”.

Los zapatos que llevas causan la pronación. Quítate los zapatos y dóblalos. No deben doblarse en el arco o el talón, sino sólo en la punta del pie. Si tus zapatos se doblan detrás de la bola de tu pie, cámbialos. Asegúrate de obtener calzado con buen soporte de arco y de apoyo en general.


Este artículo pretende ser una guía general. Siempre consulta a tu médico.