Como empezar un negocio de limpieza de casas

Como empezar un negocio de limpieza de casas

214
Escrito por Diego

La limpieza de tu propia casa y la limpieza profesional son dos cosas totalmente diferentes. A pesar de que limpias tu casa constantemente, aprender a limpiar profesionalmente requiere mucho tiempo y esfuerzo – cuando un cliente paga por tus servicios, esperan volver a casa y encontrarla impecable, ordenada, con olor agradable… quieren todo bien. Sin embargo, para algunas personas, en realidad es más fácil y más agradable para limpiar casas ajenas porque no hay inversión personal, sólo el orgullo de un trabajo bien hecho.

Si estás dándole vueltas a la posibilidad de iniciar tu propio negocio de limpieza de casas, tendrás que estar en forma, prepararte para un trabajo sucio y dispuesto a comercializar tus servicios a través de amigos, familiares y otras personas con el fin de construir lentamente tu base de clientes. Puede tomar un tiempo construir un sólido grupo de clientes, pero con la actitud correcta, una buena reputación y referencias “boca a boca”, finalmente vas a construir un negocio de limpieza sólido.

Como empezar un negocio de limpieza de casas

Evaluación de tu propia capacidad para la limpieza como un negocio

Antes de decidirte a iniciar tu negocio de limpieza, asegúrate de que este tipo de trabajo es el adecuado para ti. Si bien este es uno de los negocios más fáciles para empezar debido a sus bajos costos y el requerimiento de habilidades básicas, tienes que ser capaz de cumplir con las promesas. La limpieza es un trabajo duro, agotador. Necesitas estar en buena condición física y poder agacharte, arrodillarte, estirarte y hacer acciones repetitivas durante un periodo de tiempo prolongado. Si has sufrido lesiones anteriores, consulta a tu médico si está bien asumir este trabajo muy físico para vivir.

Considera tus habilidades de oficina. Necesitas tener habilidades básicas de oficina y algunos conocimientos de contabilidad. Tendrás que estar bien organizado y desarrollar un sistema en cada lugar que vayas. Los clientes no apreciarán faltas de asistencia, ni que te olvides de limpiar áreas de la casa sólo porque tu sistema de limpieza es malo.

Ser un buen comunicador. Se necesitan buenas habilidades de relación con el cliente y la voluntad de participar con la gente. Puedes aprender estas habilidades, si no las tienes – sólo ser abierto, honesto y amable, y comenzarás a aprender a interactuar con más confianza con el tiempo.

Tener algo de dinero ahorrado. Si estás pensando en dejar tu puesto a tiempo completo para iniciar un negocio de limpieza, asegúrate de que tienes por lo menos seis meses de ahorro. O bien, mantiene tu trabajo a tiempo completo y comienza con tu negocio de limpieza a tiempo parcial.

Conceptos básicos de planificación

Planifica el negocio, como lo harías con cualquier nueva idea de negocio. Considera estos puntos:

  • ¿Qué tipo de negocio de limpieza vas a desarrollar?. ¿Tu negocio limpia casas en general o va a especializarse en cierto tipo de limpieza, como limpieza verde, limpieza de fin de contrato (cuando se van los inquilinos), limpieza exterior, limpieza después de las fiestas, eliminación de daños por humo, etc. Cuanto más específico sea el tipo de limpieza que haces, más tendrás que investigar y aprender.
  • ¿Tu negocio ofrece diferentes tipos de limpieza?. Relacionado con el punto anterior, tal vez tu negocio crecerá con el tiempo para incluir más servicios especializados.
  • ¿Va a utilizar tus propios productos o vas a utilizar los del cliente?. Si haces tus propios productos o confías en ciertos productos comerciales, esto podría constituir el núcleo de tu negocio. O bien, puedes ser feliz con lo que el cliente quiera utilizar (ten en cuenta que, en algunos casos, tendrás que ser flexible incluso si haces uso de tus propios productos de limpieza – después de todo, no es tu casa).
  • ¿Dónde vas a trabajar?. Echa un vistazo a los servicios de limpieza que ya están en tu área y fuera de ella. ¿El mercado es capaz de aceptar un servicio de limpieza más o está saturado en la actualidad?.
  • ¿Qué transporte tienes?. Realmente no se puede confiar en el coche familiar lleno de cubos, fregonas y productos de limpieza, por lo menos no por mucho tiempo, ya que es muy desordenado y te llevas el vehículo de todos los demás que lo necesitan. Si estás usando productos de limpieza del cliente, es posible que puedas manejarte con transporte público, de lo contrario, necesitarás un medio para llegar e irte de las casas, sobre todo si te encuentras en áreas muy diferentes.
  • ¿Cuál es tu escala de precios?. Comprueba lo que cobran los servicios existentes. ¿Puedes superarlo un tiempo sin entrar en números rojos?.

Cobra razonablemente por tu trabajo. Vende tus servicios basados ​​en la calidad de tu trabajo. Si los precios son demasiado bajos, los clientes piensan que tu trabajo es de calidad inferior y que no tienes experiencia. Además, deseas atraer a los clientes que pueden pagar tus servicios. Como dice el viejo refrán “Se obtiene lo que se paga”. Por supuesto, un precio demasiado alto espantará muchos clientes potenciales – la mayoría de las personas que necesitan servicios de limpieza tendrán un límite de cuánto pueden pagar.

Algunas personas cobran por hora, otros cobran por habitación, algunos cobran una tarifa fija por hogar, y algunos cobran por metro cuadrado. Mientras que esta variedad suena bien, es mejor cobrar por la casa, no por hora (teniendo en cuenta el tamaño de la casa, por supuesto). De este modo un cliente sabe que tiene que pagar un precio fijo, no importa si tardas 2 horas o 5 horas, siempre y cuando hagas el trabajo. La mayoría de los clientes apreciarán saber lo que están pagando de antemano y no tener que desembolsar gastos adicionales. Por supuesto, las excepciones pueden, y deben, hacerse, como un extra por limpiar el horno, o la limpieza de una parte particularmente muy sucia de la casa.

Asegúrate de estimar las casas no sólo por el tamaño, sino por el número de ocupantes, la limpieza de los ocupantes, los contenidos, y las mascotas.

Consejos para terminar

La puntualidad y una sonrisa son la clave para obtener la confianza a largo plazo.

Que el cliente sepa que puede decirte si quiere algo hecho de manera diferente, o que hagas algo más. Algunos clientes van a ser muy exigentes, otros no tanto. Lo más importante es conocer a tu cliente y nunca hacerlo sentir como una molestia.

No tomes más trabajos de los que puedes manejar. Comienza lentamente y crece poco a poco.