Como mantener las rosas frescas

Como mantener las rosas frescas

282

Las rosas son flores hermosas y fragantes que vienen en una variedad de colores y tamaños. Son un regalo floral tradicional.

A menudo, vas a querer prolongar la vida útil de las rosas, para mantenerlas lo más brillante y sanas posible.

Como mantener las rosas frescas

Preparación de los tallos

Sumerge los tallos cortados en agua tibia. Es importante porque las rosas necesitan agua constantemente. Cortar los tallos mientras están sumergidos ayuda a prevenir la formación de burbujas de aire – que pueden inhibir la capacidad de la rosa de absorber agua. Cuanto más agua consiguen las rosas, más tiempo duran.

Como mantener las rosas frescas: Paso 1

Usa las tijeras de podar en el agua. Si es posible, utiliza una podadora muy afilada. La tijera podría aplastar los tallos si le falta filo.

Como mantener las rosas frescas: Paso 2

Corta las rosas en un ligero ángulo. Si es posible, corta los tallos en la mañana o en la noche, porque las rosas tienden a tener más reservas de almidón en estos momentos del día.

Como mantener las rosas frescas: Paso 3

Control de la temperatura

Mantiene las rosas lejos de la luz solar directa. La luz del sol tiende a hacer que se marchiten las flores rápido.

Asegúrate de que la habitación en que colocas las rosas tenga una temperatura moderada. Evita colocar las rosas en un lugar demasiado caliente o seco.

Las rosas necesitan un montón de aire fresco y húmedo para mantenerse.

Controla la cantidad de bacterias que se forman en las rosas – interfieren con la cantidad de agua que reciben las rosas y son la causa principal de marchitamiento. Puedes utilizar una moneda y una aspirina dentro del florero.

Como mantener las rosas frescas: Paso 4

Dado que la moneda es de cobre, ayuda a eliminar los hongos que crecen en el interior del florero. La aspirina se disuelve y proporciona al agua niveles más altos de ácido.

Limpia el agua de las flores cada dos días.

Aleja las frutas de las flores cortadas. Las frutas liberan gas natural, lo que hace que las flores se marchiten.