Etiquetas Articulos etiquetados con "ceramica"

ceramica

Este es un instructivo que te mostrará como decorar vajilla y alimentar a las masas con estilo. Personalizar vajilla con marcadores es una buena solución para esos momentos en que te das cuenta que tu vajilla no pertenece a un conjunto, o set, y quieres darle a todo una apariencia parecida.

Como personalizar vajilla con marcadores indelebles

La idea de usar marcadores de pintura como una forma de añadir acentos semi permanentes en la vajilla normal es buena, sobre todo para darle a todo una apariencia más unificada. Se necesitan marcadores resistentes al agua, pero que se pueden quitar con un poco de esfuerzo y una esponja, lo que significa que el diseño no va a durar para siempre.

Como personalizar vajilla con marcadores indelebles: Paso 1

Hay opciones para elegir marcadores, tanto a base de agua y a base de aceite, y ambas versiones no son tóxicas, pero no necesariamente necesitas pintar las superficies que entran en contacto con los alimentos. Las opciones en colores son infinitas, la vajilla es el lienzo. Puedes probar cualquier diseño, pero si rápidamente te das cuenta que no te gusta, o queda mal, tienes tiempo de borrarlo con un trapo húmedo. Prepara una plantilla de diseños en papel y recórtalos. Prueba sobre cerámica y sobre vidrio, aunque hay marcadores para cristal, metal, madera y plástico.

Como personalizar vajilla con marcadores indelebles: Paso 2

Cuando uno trabaja en cerámica, luego de que se realizan las piezas puede decorarlas. Para esto se deben realizar pequeñas incisiones. En este caso voy a enseñarles cómo dibujar sobre piezas de cerámica, para que queden marcadas de tal modo que tomen la forma que deseamos.

En la imagen que ven a continuación pueden ver el trabajo terminado. Se trata de seis porta saquitos de té. Si ya han visto alguno de mis otros trabajos, sabrán que me gusta inventar, ese el porqué de estas piezas un tanto alocadas.

Dibujar en cerámica

Para darle la forma, lo único que hice fue cortar seis círculos gruesos de cerámica (tipo blanco), presionar en el centro y luego hacerles ese pequeño apéndice, que luego se transformó en la lengua.

Dibujar en cerámica

Lo primero que tenemos que hacer antes de realizar nuestro trabajo sobre la cerámica es un diseño sobre papel, así programamos nuestro trabajo. Así, podemos planificar qué herramientas usar en cada línea. Si tiene que ser redonda, cuadrada, lisa, rugosa, corta o larga.

Dibujar en cerámica

Pero vayamos directamente a la técnica que se usa para hacer dibujos sobre la cerámica. Lo importante es que no esté del todo blanda, por eso es mejor dejarla orear unos minutos. Podemos hacer la primera, dejarla al aire libre y cuando terminamos la sexta, comenzamos a dibujar la primera.

Dibujar en cerámica

En este caso yo uso una herramienta específica que en un extremo tiene forma de bolillo muy pequeño y en la otra una "L". Pero, como ya saben, también pueden realizar el trabajo con cualquier otro tipo de instrumento.

En la imagen que ven a continuación se puede ver cómo realicé la primera línea usando mi herramienta. Un dato que puedo darles de interés, es que cada vez que realizan una incisión hay pequeños trozos de cerámica que sobran y que hay que sacarlos para que quede más prolijo. No se olviden de eso.

Dibujar en cerámica

Del mismo modo realizo todas las otras líneas intercambiando una y otra herramienta.

Dibujar en cerámica

En el trabajo terminado, vemos cómo queda el borde. Para hacerlo, utilicé el bolillo de mi herramienta, apoyándolo con suavidad y desplazándolo hacia afuera, dejando un reborde de cerámica que da a imagen de puntilla.

Dibujar en cerámica

Espero que practiquen realizar líneas sobre la cerámica, así pueden dibujar todo lo que se les ocurra en sus piezas.

Hacer cucharas en cerámica es muy fácil, al igual que cualquier otro tipo de utensilio para la cocina, aunque también tiene su técnica y es importante seguir unos determinados pasos para lograr un buen trabajo.

Recuerden que todos los trabajos que realizamos son artesanales y rústicos, por lo que quedan irregulares y de diferentes formas. Así me gustan a mí, pero ustedes pueden perfeccionar su técnica para que queden todas las piezas iguales y bien parejas.

Cucharas de cerámica

Para empezar a trabajar necesitamos barro, el banco es el que utilizamos en esta ocasión. Vamos a cortar seis trozos de igual tamaño y agarramos uno, mientras que al resto los guardamos en una bolsa bien cerrada para que no se sequen.

Lo primero que realizamos es una bola. Debemos borrar todas las grietas que tenga y humedecer nuestras manos con agua, si es necesario.

Cucharas de cerámica

Las piezas que se realizan de un solo trozo de cerámica son las más seguras para la cocción, de ese modo evitamos que se puedan producir quebraduras porque realizamos mal el pegamiento de dos trozos diferentes de barro. Es por esto que de la bola de cerámica vamos a realizar la cuchara entera.

Lo siguiente que hacemos es estirar la mitad de la bola, como se ve en la imagen.

Cucharas de cerámica

Luego metemos el pulgar en la zona más gruesa para formar la cuchara propiamente dicha.

Cucharas de cerámica

Hacemos la fuerza suficiente para crear una cuchara del tamaño deseado. Por ejemplo, si queremos que nos quede más gruesa, apretamos menos y si la queremos más fina apretamos y afinamos hasta lograr el grosor adecuado.

Al mismo tiempo alargamos el mango de nuestra cuchara, distribuyendo la arcilla de forma pareja.

Así nos queda la cuchara una vez que le dimos la forma que queríamos. (Pueden quitar el excedente de barro que les sobre.)

Cucharas de cerámica

Pero al quedar la pieza irregular, debemos emprolijarla un poco para que quede lisa. Aunque, como siempre digo, esto depende de cada uno.

En la siguiente imagen vemos cómo nos queda la cuchara terminada. El tamaño de la bola de cerámica inicial, se relaciona con el tamaño final de la cuchara, así que pueden ir probando con diferentes tamaños, hasta encontrar el adecuado.

Cucharas de cerámica

Consejo:

Como las cucharas se utilizan en la cocina, para comer y revolver es aconsejable que no tengan ninguna incisión, así no se tiñen y quedan fáciles de limpiar con solo esponja y detergente.

Recuerden que a estos trabajos hay que mandarlos a hornear, a un horno especial para cerámica. Una vez cocidas, las cucharas están listas para usar. Si tienen preguntas, no duden en escribirnos.

En cerámica se pueden realizar infinidad de objetos, siempre que la imaginación y las manos de uno lo permitan. En el caso de este post, vamos a aprender a hacer unas lindas y simpáticas cucharas de cerámica que son decorativas y muy fáciles de realizar. A medida que avancemos en las clases de cerámica iremos haciendo trabajos cada vez más complejos.

Recuerden que todas las piezas que realizamos en barro deben ser cocidas luego en un horno especial que puede ser fabricado por ustedes mismos o puede ser un horno industrial. Esa es la parte más compleja de todo el procedimiento porque ya no depende de nosotros mismos.

Paso a paso:

En este caso vamos a hacer una cuchara con cada tipo de barro, pero el procedimiento es el mismo en todos los casos. El tamaño de la cuchara terminada dependerá de cuán grande sea el trozo de barro que agarremos para empezar a trabajar.

Debemos hacer una bola que no tenga ninguna imperfección, asegurándonos de que no tiene ninguna burbuja de aire adentro, para eso debemos amasar bien el barro y darle varios golpecitos con las manos.

Ahuecamos la bola apoyándola en una mano (la izquierda si somos diestros) y haciendo presión con el pulgar de la otra mano. Es importante ir borrando todas las grietas que se puedan formar en el barro.

Luego vamos afinando el barro en la zona de la cuchara propiamente dicha y llevando más cantidad hacia la punta, dándole la forma que buscamos.

Para decorar estas cucharas a mí se me ocurrió hacerle el apéndice (de donde se agarra) con forma de cabeza de cerdo. Los aborígenes, elaboraban todas sus piezas decorándolas con figuras reales de su entorno como aves, lagartos, tigres y etc. Yo, para no copiar, decidí hacerle cabeza de chancho, pero ustedes podrán elegir el animal que se les ocurra. Lo importante es que lo realicen todo con la misma pieza de barro.

De a poco vamos dándole la forma del animal, sin muchos detalles, solo los “rasgos” principales. También afinamos los bordes y alisamos. Tenemos que intentar tener una superficie lisa y que el grosor de las paredes de la cuchara sean del mismo ancho.

Una vez tenemos todas las cucharas realizadas debemos decorarlas y darle los detalles finales.

Con un punzón, que puede ser fabricado por ustedes mismos con una lapicera y un clavo o una aguja, vamos a hacerle a la pieza todas las incisiones (marcas) que creamos conveniente.

Así de fácil podemos realizar unas cucharas rústicas decorativas para nuestra casa o para regalar. Una vez secas debemos hornearlas y luego ahumarlas para que queden más lindas todavía.

Espero les haya gustado el post y lo pongan en práctica. Cualquier consulta pueden dejar comentarios que se los responderé a la brevedad.

La cerámica se puede decorar de muchas formas: con humo (técnica de ahumado), con pinturas, con esmaltes y también con engobes. Los engobes son pigmentos naturales (aunque ahora también se pueden comprar en las casas de arte) que le dan una capa de color a la pieza de cerámica. Se utiliza para la decoración de la misma y cada artista los aplica como más le gusta.

El engobe:

Para los que quieran ahondar más en el tema del egobe les dejo un PDF que tiene toda la información al respecto. Para los demás, les cuento que los engobes pueden ser de muchos tipos, pero nosotros vamos a trabajar con los naturales o comerciales, a los que solo se necesita ponerle agua para su preparación.

Por lo general, en un taller de cerámica, los ceramistas tienen una cubetera de hielo llena de pigmentos con engobes listos para ser usados. Solo hay que echarles un chorrito de agua, mezclar y el engobe está listo para ser aplicado como una pintura sobre la pieza de cerámica ya terminada.

Algo que es muy importante es que la consistencia del engobe tiene que ser como de una créma líquida (no tiene que ser como el agua). Y por otro lado debemos recordar que el punto en el que tiene que estar la cerámica para que se le pueda aplicar el engobe es el “punto cuero”, que es cuando la pieza aún está húmeda pero está bien firme y en proceso de secado, la pieza tiene la dureza del cuero.

Yo, por ejemplo hice un sapo y lo quería pintar de amarillo. Para eso preparé en engobe de ese color y lo apliqué sobre la pieza con pincel. Lo ideal es no topicar, sino pincelar suavemente sobre la pieza intentando que no queden grumos o zonas donde el engobe es muy grueso.

Una vez que apliqué todo el amarillo, preparé naranja y lo apliqué en los ojos y en los lunares que le había hecho al sapo.

Lo mismo se realiza con toda las otras piezas que uno quiera colorear. Lo importante es saber en qué momento aplicarlo y qué hacer después. Detalle que ahora paso a comentarles.

Una vez que pintamos toda la pieza y que la capa de engobe cubre bien toda la superficie, quedando una capa homogénea y fina de pintura sobre la cerámica aún fresca, debemos dejar orear y esperar que la pieza vuelva a tener el “punto cuero” que les comenté más arriba.

Al colocarse el engobe, la pieza vuelve a tomar humedad y por eso debemos esperar un tiempo más. Cuando volvemos a tener el punto cuero, para darle el toque final a nuestra pieza, debemos bruñirla. Lean en este otro post qué es bruñir.

De este modo logramos que el engobe quede bien adherido a la cerámica. Hay que tener la precaución de que no se nos corra la pintura cuando pasemos la cuchara, pero con paciencia y cuidado seguro lo pueden lograr. Aunque recuerden que las piezas artesanales nunca quedan perfectas, sino que cada una tiene su estilo y su toque personal.

Para terminar les dejo un video que muestra otra forma de realizar decoración con engobe. Espero les haya gustado y servido toda la información del post de hoy.

Imagen de previsualización de YouTube

Trabajar el barro o la cerámica es algo apasionante y aquí voy a darles algunas indicaciones para iniciarse en este arte. Lo más importante de todo es que uno se anime a crear nuevos objetos de la nada. De esa forma si queremos realizar un árbol con alas podremos hacerlo y nos sentiremos muy bien cuando veamos el trabajo terminado ya que será una creación cien por ciento nuestra.

Pero antes de animarnos a hacer “lo que sea” con la cerámica hay algunos trucos básicos que debemos saber y para esto les enseñaré a hacer una escudilla con apéndice.

Barro:

Empecemos hablando del tipo de barro que necesitamos para realizar estas escudillas (o cualquier otra pieza de cerámica). Vienen barros de diferentes tipos y calidades. El más recomendable para usar el la arcilla roja “española” que es importada, pero sino también podemos trabajar con arcilla roja nacional, barro negro o la arcilla blanca. Como estos trabajos son pequeños no necesitamos más que medio kilogramo de arcilla por pieza.

Otros materiales:

Para trabajar el barro no necesitamos mucho más que nuestras manos, pero siempre son de utilidad y ayuda algunas herramientas que nosotros mismos podemos construir: las estecas. Estas tienen diferentes formas y nos servirán para decorar nuestra pieza, así podremos marcarle bien los rasgos a nuestros apéndices, hacer agujeros y cortar sonde sobre un poco de barro. No es obligatorio que las compren, pueden fabricarlas con ramitas de árboles secos o pueden improvisar con algunos objetos que encuentren en la casa como agujas, lapiceras, cuchillos, etc.

¿Qué es una escudilla?

Como en este caso vamos a realizar piezas de cerámica andina prehispánica tenemos que saber qué es una escudilla y porqué esta pieza es básica de este tipo de culturas. Las escudillas formaban parte de la vajilla y se utilizaban para guardar diferentes tipos de productos como granos y cereales. Por eso es importante que la parte de adentro esté impermeable, luego les enseñaré cómo hacer. Estas culturas representaban por medio de sus creaciones toda su vida cotidiana y es por eso que decoraban las escudillas con apéndices.

¿Qué es un apéndice?

Un apéndice en cerámica es algo que sobre sale de la pieza original, en el caso de la escudilla (que es como un plato) vemos que tiene un apéndice en forma de cabeza de pájaro. Los apéndices pueden ser de cualquier tipo y en cualquier cantidad. Pueden servir para decorar, como en este caso, o como manijas y agarraderas. La forma de los apéndices representa la vida que nuestros antepasados vivían. Podemos encontrar aves, sapos, leopardos, reptiles, forma de humanos, etc.

Paso a paso:

Enseñaremos paso a paso cómo realizar una escudilla, es muy fácil, si tienen paciencia seguro les saldrá a la perfección.

Agarramos un trozo de barro, no más de 500 gramos y lo dividimos en dos (3/4 por un lado, para realizar la escudilla y 1/4 por el otro, para realizar el apéndice). Con el barro destinado para la vasija, hacemos una bola que no tiene que ser perfecta. Luego lo achatamos y lo ponemos sobre nuestra mano izquierda (si somos diestros). Con el pulgar derecho presionaremos en el centro para darle forma a lo que será nuestra base.

De a poco vamos afinando el barro levantándolo hasta que nos quede una vasija como la que vemos en la imagen.

Como no siempre quedan prolijos los bordes, lo ideal es cortarlos con una aguja para emparejarlos.

Una vez tenemos la escudilla terminada tenemos que pasar al apéndice. Tomamos el otro trozo de barro y también le damos una forma redondeada. Si queremos hacer una cabeza de pájaro, como en este caso, dibujamos sobre el barro las partes principales (pico y ojos) luego con los dedos vamos modelando según nuestro dibujo inicial hasta que nos quede una pieza que nos guste. Recuerden que no es necesario que el apéndice sea una fiel muestra de la naturaleza, sino que es un apéndice artístico y rústico.

A continuación, cuando el apéndice está listo, debemos ahuecarlo. Para esto utilizamos una esteca especial, el vaciador, que como ven en la foto puede tener varias formar, nosotros utilizaremos los redondos.

Cuando tenemos las dos piezas por separado debemos pegarlas. Para esto realizamos un corte en la escudilla y hacemos “superficie de agarre” a las dos partes que deben pegarse.

¿Qué es superficie de agarre?


Para que la cerámica se pegue bien y luego no se rompa o separe en el horno (recuerden que estas piezas deben cocinarse en horno) deben estar bien pegadas. Para esto necesitamos realizar unos pasos simples:

Primero rayamos con aguja fina toda la superficie que luego va a estar en contacto con la otra. Tenemos que hacer lo mismo con las dos partes. Hacemos rayas en todas las direcciones, algunas más profundas y otras más superficiales. Luego hacemos algunos puntos, metiendo la aguja perpendicularmente. Humedecemos las dos superficies con abundante agua y luego las colocamos una encima de la otra y hacemos presión hacía abajo para que se agarren bien. Al instante, tiramos un poquito para arriba, si está bien hecha la superficie de agarre el barro de las dos partes debe hacer sopapa. Si para eso, nos quedamos tranquilos y procedemos a pegar las piezas.

Para pegar las piezas no necesitamos nada más que nuestros dedos y un poquito de barro. Siempre sosteniendo por el lado contrario vamos a unir los dos barros hasta que no se note que eran dos piezas diferentes.

Ahora debemos darle los detalles finales para que el trabajo quede lindo y prolijo. Pasamos un pincel fino con agua por toda la superficie de la pieza terminada para alisar imperfecciones. Luego agarramos algunas estecas y terminamos de decorar nuestro apéndice. Podemos hacerle rayas, círculos y todas las incisiones que se nos ocurran.

Dejamos orear por algunas horas (o días si guardamos en trabajo en una bolsa de plástico) y cuando está a punto cuero lo bruñimos.

¿Qué es bruñir?


Bruñir un trabajo de cerámica significa impermeabilizarlo y lo realizamos de la misma forma que lo hacían antaño. Nosotros vamos a bruñir solo la parte de adentro de nuestra escudilla. La técnica para hacerlo es agarrar una cuchara chica y pasar la “panza” de la cuchara sobre la cerámica. Ustedes notarán en seguida que por donde pasaron la cuchara la cerámica cambia (queda más brillante y homogénea). De este modo cerramos todos los poros del barro y la pieza queda lista para hornear.

Me olvidaba de darles el último consejo: no se olviden de firmar la pieza, ya que es su creación y debe quedar registrado. Espero les salga bien esta escudilla y que intenten realizar otras diferentes. Luego pueden enviarme las fotos y compartirlas aquí con todos. Si tienen dudas puedes escribirme para resolverlas. Pronto habrá más tutoriales sobre cerámica.

La pintura es una forma creativa de hacer que tus proyectos personales de cerámica se vean únicos. Sigue estos consejos para pintar cerámica y obtener resultados hermosos.

Como pintar cerámica

Limpia el elemento de cerámica. Esto es muy importante para que la la pintura se adhiera correctamente al artículo. Utiliza un rascador suavemente hacia abajo en todas las líneas.

Estas líneas son las creadas por el molde que has utilizado para hacer tu artículo de cerámica.

Usa una esponja para borrar las líneas y limpiar la superficie. Humedece la esponja y escurre por completo, el agua puede volver a hacer flexible tu artesanía de cerámica nuevamente.

Selecciona los colores de pintura que vas a utilizar, y una variedad de pinceles dependiendo de como quieres decorar tu cerámica. La pintura para cerámica es esmalte acrílico, comúnmente se vende en botellas en las tiendas de artesanías.

Si vas a crear una pieza estampada o pintar un área más pequeña, una o dos botellas será suficiente. Si pintas una cerámica más grande o sólo utilizarás un color, necesitas de tres a cinco botellas.

Se recomiendan tres capas de pintura para lograr el color deseado. Es probable que con sólo una capa el tono de color no sea el deseado.

Utiliza diferentes pinceles para diferentes técnicas. Asegúrate de que los bordes de las cerdas son rectos y uniformes. Para las superficies más amplias se puede utilizar un cepillo.

Para pintar diseños específicos lo mejor es utilizar un pincel fino.

Usa la pintura más clara en primer lugar si vas a superponer colores. La pintura de colores oscuros se purga sobre las más claras si se utiliza en primer lugar.

Si así lo deseas puedes utilizar plantillas. Mantenlas en el lugar con la mano o con cinta adhesiva antes de pintar. También se puede usar cinta adhesiva para pintar líneas rectas sobre la cerámica. Colocas la cinta, pintas la línea sobre el borde y retiras la cinta.

Experimenta con formas imaginarias para pintar cerámica. Utiliza diferentes objetos para crear efectos especiales. Por ejemplo, puedes utilizar una esponja para hacer manchas de color.

En lugar de hacer que el pincel toque la superficie de cerámica, crea un efecto de salpicadura de pintura en algunas zonas de la cerámica.

Aquí te mostramos como pintar sobre varias superficies y diferentes técnicas de pintura. Sigue leyendo.