Etiquetas Articulos etiquetados con "pintura"

pintura

64

Si tuviésemos que elegir un líquido por su magnificencia, aquí en TodoslosCOMO elegiríamos el agua – por lo que representa para los seres vivos – y muy poquito detrás al vinagre, principalmente por  la increíble cantidad de usos que tiene, entre los cuales hace poco hemos visto sus mejores usos pero se nos escapó uno que la verdad, me sorprendió por su simpleza y su excelente accionar.

Y es que por lo general, cuando pintamos algo luego son muy pocos (no me incluyo) que lavan rápidamente los pinceles, lo que hace que los mismos se endurezcan casi como una piedra y se haga imposible su uso, salvo que usemos sustancias muy corrosivas como el aguarrás o el thinner.

Pero otra vez, llega el vinagre blanco a solucionarlos el problema.

lavar-pinceles-con-vinagre

La forma de uso es muy sencilla, ponemos cuarto litro de vinagre a hervir en una olla (podemos agregar un poco de agua) y agregamos el pincel, dejándolo que la pintura se ablande y se libere de las cerdas del mismo. Es muy recomendable hacer esto sobre  un anafe o en una cocina al aire libre, por el olor que puede desprender.

Cabe aclarar que las pinturas que pueden quitarse de esta manera son aquellas “para paredes” y no la sintética. Para estos casos necesitarás los solventes arriba mencionados.

33

Si tienes un aprendiz de Miguel Ángel o Picasso en tu casa, te cuento que quitar las marcas y dibujos de crayones de las paredes es mas fácil de lo que pensabas, de hecho, basta con un ingrediente que seguramente tengas en tu heladera y además sabe rico: si, la mayonesa.

Los aceites de la mayonesa hacen maravillas a la hora de desintegrar la cera del crayón.  Simplemente aplica un poco de mayonesa en todas las líneas del dibujo, espera unos minutos y luego vuelve a limpiar con un paño húmedo. 

Seguramente necesites ejercer un poco de presión, pero la mayonesa y el dibujo del pequeño artista deberían  tanto desprenderse de un solo golpe. 

Quitar manchas de crayón con mayonesa

¿Fácil, verdad?

131

La mejor manera de pintar sobre plástico es con una pintura en aerosol diseñada especialmente para el plástico. Esta pintura en aerosol se puede utilizar incluso en objetos que vas a mantener al aire libre, tales como sillas de plástico y macetas. Está especialmente formulado para adherirse a las superficies de plástico. Prepara tus artículos de plástico correctamente antes de tiempo, para facilitar el trabajo de pintar sobre plástico.

Como pintar sobre plástico

Elije una marca y un color de la pintura en aerosol para el plástico. Lee la etiqueta para determinar la cantidad de pintura que necesitarás comprar para el proyecto.

Prepara el artículo de plástico asegurándote de que esté limpio. Usa agua tibia y jabón para eliminar la suciedad, y luego permite que el elemento se seque por completo.

Se recomienda lijar el plástico con un papel de lija fino. Esto le da al elemento una superficie rugosa, de modo que la pintura se adhiere más fácil. Limpia la superficie de plástico con un paño limpio luego de lijar, para eliminar las partículas sueltas.

Antes de comenzar a pintar, si el artículo es desmontable, considera la posibilidad de desarmarlo. También puedes usar cinta de pintor y periódico para cubrir las partes que no deseas pintar.

Coloca el elemento en un área bien ventilada, lejos de otros elementos que puedan ser arruinados por la pintura. En el exterior es el mejor lugar para usar el aerosol, pero evita pintar en un día ventoso.

Agita bien la lata antes de comenzar. Pinta con movimientos largos y uniformes. Usa un movimiento de lado a lado mientras pintas. Sostiene la lata a por lo menos 45 cm de distancia del plástico. Agita la lata con frecuencia.

La pintura en aerosol para plástico permitirá que otra pintura se adhiera a la superficie de plástico, como por ejemplo, el látex acrílico. Esto te dará una mejor selección de colores y diseños.

55

Si estás interesado en ir más allá de una mera pintada en la pared, para darle un poco más de estilo, la técnica que se describe aquí puede ser lo que estás buscando. Estos pasos te ayudarán a añadir una textura hermosa en una pared usando sólo pintura y bolsas de plástico.

Como agregar textura a una pared con bolsas de plástico

Prepara la pared como lo harías normalmente, limpiándola y agregando la capa base.

Como agregar textura a una pared con bolsas de plástico: Paso 1

Vierte la pintura en una bandeja para el rodillo. Arruga la bolsa de plástico e introdúcela suavemente en la pintura, consiguiendo justo lo suficiente de pintura para cubrir uno de los lados de la bolsa.

A partir de una esquina de la pared, presiona la bolsa de plástico suavemente en la pared con el rodillo para hacer una impresión. Repite hasta que hayas cubierto toda la pared. Cuando las huellas de la bolsa de plástico empiezan a ponerse más claras, sólo tienes que meterla en la pintura de nuevo.

Como agregar textura a una pared con bolsas de plástico: Paso 2

Reemplaza la bolsa periódicamente. Toma una nueva bolsa de plástico de vez en cuando para asegurarte de que la anterior no se empieza a secar.

Como agregar textura a una pared con bolsas de plástico: Paso 3

El padre de esta técnica es Wolfgang Paalen, y luego lo siguieron otros artistas visionarios, en su mayoría surrealistas, como Salvador Dalí.

Pintura con humo, más conocido como “fumage”, proporciona interesantes texturas y patrones. Puede servir como un medio de comunicación independiente, o como un enfoque innovador para aplicarlo en otros medios de comunicación.

Como pintar con humo

Protege tu espacio de trabajo

Si no tienes un área de trabajo donde puedes permitirte el lujo de manchar con gotas de cera, coloque una cubierta (como un viejo mantel) para atrapar el goteo de la cera.

Levanta el lienzo

El tipo de papel que uses, o el material sobre el que vas a pintar, a partir de ahora lo llamaremos genéricamente el lienzo. Tendrás que trabajar desde debajo del lienzo la mayor parte del tiempo, así que es posible que desees colgarlo en una posición elevada.

Pero si puedes sostener y manipular el lienzo con una mano, puedes utilizar tu mano no dominante para cambiar su ángulo y moverlo sobre la llama de la vela.

Enciende una vela

Las velas delgadas funcionan mejor, pero siéntete libre de experimentar.

Como pintar con humo: Paso 1

Las mechas más largas permiten modelar más fluido. Las mechas cortas son buenas para las aplicaciones más oscuras, llenando en ciertas áreas.

Comienza arrastrando la llama de la vela a lo largo de la parte inferior del lienzo. Verás formas oscuras que se crean en la superficie del lienzo.

Varía los movimientos de la vela y el ángulo del lienzo. La mejor manera de aprender a pintar con humo, es experimentando. Descubre los resultados que puedes obtener inclinando el lienzo o la vela un poco, o moviendo la vela a distintas velocidades o en diferentes patrones de movimiento.

Por ejemplo, cuando la llama está directamente perpendicular a la superficie, se hará un círculo.

Varía la distancia entre la llama y la superficie. Cuanto más cerca de la llama está la superficie, más oscuro es el color resultante sobre el lienzo.

Apaga la vela

Cuando estés satisfecho con tu diseño, aplica un fijador (un conservador, tal como el barniz) para evitar que se corra la mancha.

Experimenta el fumage con otros medios

Wolfgang Paalen, el padre del fumage, progresó rápidamente hacia el uso del fumage como un catalizador para sus obras de arte, la semilla de la que todo el trabajo brotará. Pintar con humo es su punto de partida, entonces se añaden capas de pintura de aceite, por ejemplo, para expresar plenamente la visión artística.

La pintura para carteles es una tempera (Pintura al temple) que se usa en fondos teatrales o en clases de escuelas de arte.

La pintura para carteles se puede hacer en casa para entretener a los niños, y a su vez, para darles rienda suelta a su creatividad.

Como hacer pintura para carteles

Materiales

  • Cacerola
  • Harina
  • Agua
  • Cuchara
  • Pequeños recipientes o frascos con tapas
  • Pintura al temple en polvo – Varios colores
  • Almidón líquido
  • Detergente líquido

Coloca 1/4 de taza de harina en una cacerola. Agrega una taza de agua en la harina poco a poco, mezclando a medida que la pasta esté suave.

Calienta la mezcla de harina a fuego medio. Revuelve constantemente hasta que la mezcla se espese.

Deja la olla a un lado para que se enfríe.

Una vez que la mezcla esté fría completamente. Separa la pasta de harina en 4 cantidades colocándola en 4 tarros o contenedores pequeños.

Añade 3 cucharadas de polvo de pintura al temple en cada uno de los contenedores. Los colores son de tu elección. Luego tienes que añadir 2 cucharadas de agua en cada color y mezclar bien.

Agrega 1/2 cucharadita de almidón líquido para cada color si deseas que la pintura para carteles tenga un acabado opaco. En vez de almidón líquido, añade 1/2 cucharadita de detergente líquido, si deseas que la pintura de carteles tenga un acabado brillante.

Estas pinturas se pueden almacenar en un recipiente con la tapa bien cerrada, y etiquétalas de acuerdo al color.

La cerámica se puede decorar de muchas formas: con humo (técnica de ahumado), con pinturas, con esmaltes y también con engobes. Los engobes son pigmentos naturales (aunque ahora también se pueden comprar en las casas de arte) que le dan una capa de color a la pieza de cerámica. Se utiliza para la decoración de la misma y cada artista los aplica como más le gusta.

El engobe:

Para los que quieran ahondar más en el tema del egobe les dejo un PDF que tiene toda la información al respecto. Para los demás, les cuento que los engobes pueden ser de muchos tipos, pero nosotros vamos a trabajar con los naturales o comerciales, a los que solo se necesita ponerle agua para su preparación.

Por lo general, en un taller de cerámica, los ceramistas tienen una cubetera de hielo llena de pigmentos con engobes listos para ser usados. Solo hay que echarles un chorrito de agua, mezclar y el engobe está listo para ser aplicado como una pintura sobre la pieza de cerámica ya terminada.

Algo que es muy importante es que la consistencia del engobe tiene que ser como de una créma líquida (no tiene que ser como el agua). Y por otro lado debemos recordar que el punto en el que tiene que estar la cerámica para que se le pueda aplicar el engobe es el “punto cuero”, que es cuando la pieza aún está húmeda pero está bien firme y en proceso de secado, la pieza tiene la dureza del cuero.

Yo, por ejemplo hice un sapo y lo quería pintar de amarillo. Para eso preparé en engobe de ese color y lo apliqué sobre la pieza con pincel. Lo ideal es no topicar, sino pincelar suavemente sobre la pieza intentando que no queden grumos o zonas donde el engobe es muy grueso.

Una vez que apliqué todo el amarillo, preparé naranja y lo apliqué en los ojos y en los lunares que le había hecho al sapo.

Lo mismo se realiza con toda las otras piezas que uno quiera colorear. Lo importante es saber en qué momento aplicarlo y qué hacer después. Detalle que ahora paso a comentarles.

Una vez que pintamos toda la pieza y que la capa de engobe cubre bien toda la superficie, quedando una capa homogénea y fina de pintura sobre la cerámica aún fresca, debemos dejar orear y esperar que la pieza vuelva a tener el “punto cuero” que les comenté más arriba.

Al colocarse el engobe, la pieza vuelve a tomar humedad y por eso debemos esperar un tiempo más. Cuando volvemos a tener el punto cuero, para darle el toque final a nuestra pieza, debemos bruñirla. Lean en este otro post qué es bruñir.

De este modo logramos que el engobe quede bien adherido a la cerámica. Hay que tener la precaución de que no se nos corra la pintura cuando pasemos la cuchara, pero con paciencia y cuidado seguro lo pueden lograr. Aunque recuerden que las piezas artesanales nunca quedan perfectas, sino que cada una tiene su estilo y su toque personal.

Para terminar les dejo un video que muestra otra forma de realizar decoración con engobe. Espero les haya gustado y servido toda la información del post de hoy.

Imagen de previsualización de YouTube

Las manchas de pintura en la ropa o en otros tejidos no tienen que arruinar las telas.

La mayoría de las manchas de pintura se pueden quitar de la ropa y otros artículos, tales como cortinas, mantas y tapicería.

Aquí mostramos como puedes quitar manchas de pintura que son a base de aceite y a base de agua.

Lee la etiqueta de la prenda de vestir. En algunos casos, la mejor manera de quitar la mancha de pintura no sirve para el artículo determinado. Usa tu discreción y ve por el lado de la precaución al utilizar estos métodos para eliminar las manchas.

Sacar manchas de pintura en la ropa.

Para quitar una mancha de pintura que es a base de aceite, sigue estas instrucciones:

Raspa la mayor cantidad de pintura que puedas.

Pasa una esponja por donde la pintura es más fina y seca la mancha con una toalla de papel. Repite esto varias veces hasta que la mayoría de la mancha ha salido y has borrado la mayor cantidad de pintura que puedas.

Frota detergente líquido sobre la mancha, mientras que el tejido está todavía húmedo con un diluyente de pintura. Lava a mano la tela en agua caliente y deja secar.

Para quitar las manchas de pintura que son a base de agua sigue estas instrucciones:

No permitas que la mancha de pintura se seque. Enjuaga la tela con agua caliente. Aplica un removedor de manchas con agua tibia. Enjuaga de nuevo con agua tibia. Lava a mano la ropa como lo harías normalmente con un detergente suave. Cuelga la tela para secar.

Si la prenda que estás tratando de quitar la mancha de pintura es muy delicada o con textura o embellecidas, tu mejor apuesta puede ser que la envíes a una limpieza profesional.

La tela en realidad puede ser arruinada tratando de quitar la mancha de pintura por tu cuenta.

138

Las piezas de metal pueden añadir un toque de elegancia a tu hogar. Es posible que desees pintar el metal con el fin de tener una pieza colorida y única, que puede combinar con el tema de tu casa.

Pintar es un proceso fácil, pero hay que saber como preparar el metal en primer lugar. La preparación de la pieza de metal es esencial para que tenga un acabado duradero.

Para saber cómo preparar tus metales para pintarlos sigue estos sencillos consejos.

Pintando metal

Limpiar el metal

La primera cosa que necesitas hacer es limpiar la superficie del metal. Esto es importante para deshacerse del polvo que se acumula en la superficie. Utiliza un paño limpio y suave para hacer esto. Puedes omitir este paso si estás trabajando en un metal nuevo.

Limpiar el metal con alcoholes minerales

Los alcoholes minerales (también denominados disolventes de Stoddard) se compra en la ferretería. Es un solvente que puedes utilizar para limpiar el metal. Esta solución va a deshacerse de la grasa y limpiar la superficie del metal. Toma un paño seco y utilízalo para limpiar con los alcoholes minerales. Permite que la pieza de metal se seque completamente antes de continuar con los pasos siguientes.

Quitar el oxido

Puedes saltarte este paso si no hay herrumbre en la pieza de metal. Compra un removedor de óxido en la tienda y sigue las instrucciones en la botella sobre la forma de utilizarlo. Debes eliminar todo el óxido de tu pieza de metal antes de pintar. Si no lo haces, la pintura no se aferra a la oxidación y esto puede arruinar la apariencia general de la pieza terminada.

Utilizar papel de lija

El siguiente paso es lijar la superficie del metal. Usa un pedazo de papel de lija y frota suavemente toda la superficie del metal. Lijarlo ayudará a que la pintura se adhiera mejor. Asegúrate de que llegas a las áreas difíciles también.

Lavar con jabón suave y agua

Asegúrate de enjuagar bien el jabón. Sécalo con un paño y deja que se seque por completo durante unos minutos antes de empezar a pintar.

Quitar el brillo

El brillo de la pieza de metal puede evitar que la pintura se adhiera bien a la superficie. Para quitar el brillo, utiliza una esponja suave y húmeda con vinagre blanco. Limpia la pieza de metal con la esponja, lo que debería quitar el aspecto brillante.

Pintar la pieza de metal

Ahora ya puedes pintar la pieza de metal con base para metales. Permite que la capa de base se seque por completo. Cuando esté seca, puedes empezar a pintar la pieza de metal. Utiliza pintura en aerosol o pinta con un pincel.

3 artículos que debes leer si te interesa la pintura artesanal

Las pinturas al óleo son extremadamente versátiles. Pueden ser utilizadas en los empastes o en esmaltes, ya que pueden ser opacos o transparentes. Estos son algunos consejos que pueden ayudarte a pintar al óleo.

Pintura al óleo

Siempre derrama la pintura al óleo sobre la paleta en el mismo orden para que, con el tiempo, seas capaz de recoger un poco de color instintivamente. La proporción de óleo (medio) debe aumentar por cada capa subsecuente en una pintura al óleo, “grueso sobre delgado”, porque las capas de abajo absorben de las capas superiores. Si las capas superiores se secan antes de las inferiores, la pintura puede cuartearse.

Evita usar el color Negro Marfil para dibujar y para las capas inferiores, ya que seca mucho mas lento que otras pinturas al óleo. Los pigmentos que contienen plomo, cobalto, manganeso, aceleran el secado. Pueden ser mezclados con otros colores y son ideales para las capas inferiores. Las pinturas para estudiantes o aficionados contienen alternativas más baratas a estos pigmentos.

Es muy recomendable utilizar aceite de linaza para una capa base o las capas inferiores de cualquier pintura al oleo realizada en “húmedo sobre seco”, ya que seca a fondo, mejor que el resto de aceites utilizados. Pero no lo utilices entre blancos y azules, ya que tiene una marcada tendencia hacia amarillo, lo que es mas notable, con colores claros. Tampoco seques tu pintura al óleo en la oscuridad, esto puede causar una película delgada de aceite que sube a la superficie, generando un tono amarillento.

Y por ultimo, si al secarse la pintura en la paleta de colores forma muchas arrugas, demasiado óleo ha sido añadido.